El Ministerio de la Iglesia

Tal vez usted haya pensado que el plan redentor terminó con la muerte de Cristo en la cruz. Sin embargo, Jesús mismo puso su ministerio de redención del mundo en las manos de su iglesia. El autor Jesse Miranda enseña que la Gran Comisión dada por Cristo es la autoridad de la iglesia para actuar por Dios. La iglesia no ha quedado sola para llevar adelante la tarea, puesto que Cristo envió a su Espíritu Santo para que fuese nuestro ayudador. Él obra en nosotros y a través nuestro para realizar el plan redentor de Dios.

| More

En esta lección usted descubrirá cómo entró el pecado al mundo y cómo afecta a nuestro mundo hoy. La solución que Dios dio para el problema del pecado fue dar a su Hijo como un sacrificio por nuestros pecados. Y a nosotros se nos ha dado el privilegio de llevar este mensaje de salvación a los que todavía están esclavizados por el pecado.

Dios tiene un plan para salvar al mundo. El plan redentor nos presenta al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo saliendo a la guerra contra el pecado. Es emocionante ver que el plan de Dios está marchando de acuerdo a su voluntad a fin de traer al hombre de regreso al compañerismo con Él.

La iglesia debe estar involucrada en el mundo. Ella pone en acción todo el plan del Padre y el propósito de Cristo en el mundo. El Espíritu Santo ha hecho de la iglesia un templo para morar en el mundo, a fin de completar el plan redentor de Dios.

Hemos estudiado cómo Dios escogió a la iglesia para llevar a cabo su plan redentor. Esta lección nos conducirá a través de tres importantes períodos. Usted verá a Dios actuando por medio de personas como usted y yo, que representan a la iglesia. Encontrará que la historia de la iglesia es una de conflictos y victorias a través de diferentes tiempos.

El Padre está buscando quienes le adoren en verdad. La iglesia es llamada a adorar a Dios. Esto es su ministerio a Dios. La iglesia tiene tres ministerios: hacia Dios, hacia sí misma, y hacia el mundo. En esta lección hablaremos del ministerio de la iglesia hacia Dios: en su adoración, en su sumisión y en su servicio.

En esta lección veremos cómo ha sido equipada la iglesia para ministrarse a sí misma a fin de estar preparada para hacer contacto con el mundo en un ministerio redentor.

Esta lección le ayudará a usted a abrir sus ojos a las necesidades más grandes del mundo. Su visión espiritual viene de Dios. La visión de Dios es la salvación del mundo. Para hacer la tarea de Dios debemos tener la visión de Dios. Ojalá usted pueda ver el mundo como Dios lo ve, y ojalá también responda con un corazón de amor y compasión, como Él lo hizo.

El propósito de esta lección es demostrarle cómo el plan y la acción de Dios se desempeñan a través de usted como persona. Usted ha de caber en el plan de Dios. El mundo lo necesita a usted. La iglesia lo necesita a usted. Pero sobre todo, Dios lo necesita a usted. Él le ha dado una invitación personal para que usted se involucre personalmente en el propósito redentor divino. Usted, como persona redimida, es la llave para el plan de Dios.

En esta lección queremos hablar del acto de ministrar: el acto de comunicación del evangelio. Esta comunicación se hace en tres maneras: hablando, compartiendo y sirviendo. Al estudiar esta lección, piense en la parte que a usted le toca para implementar este ministerio triple de la iglesia de Jesucristo.

En esta lección estudiaremos algunos de los resultados del ministerio. El resultado más grande de todos es que todos estaremos unidos en el cielo con aquellos que nos llevaron a los pies del Salvador, así como con aquellos a quienes nosotros evangelizamos.